Paseando por las Candilejas

Una visión particular del mundo del cine

Monday, October 09, 2006

El Diablo viste de Prada

Poco hay que comentar de esta película que no es sino un cúmulo de lugares comunes y tópicos mal encadenados, sin ritmo y con poca gracia (por no decir casi ninguna). Comedia de situación que trata de criticar al mundo de la moda pero que acaba cayendo en su propia trampa al llamar gorda a una Anne Hathaway que, tras su paso por el cine más "independiente" de Brokeback Mountain, vuelve a las comedias para adolescentes acompañada ahora, en lugar de por Julie Andrews por Meryl Streep, que nos recuerda más a la de La muerte os sienta tan bien que a la actriz que dio vida a La Mujer del Teniente Francés o a Karen Blixen en Memorias de África.
La periodista, supuestamente inteligente y eficiente encarnada por la Hataway acaba cayendo, como la película, víctima del mundo en el que vive y para rendir en su trabajo se ve obligada a vestir unos tacones de diez centímetros que ya no se quitará en el resto del metraje, como si sin ellos no fuera capaz de pensar. Necesita encajar para desempeñar un trabajo para el que, supuestamente, está más que capacitada. También nos encontramos con la típica historia de amor con un chico que la avisa pero al que ella no hace caso cegada por los nuevos amigos y el nuevo mundo en el que empieza a vivir hasta que, por arte de magia, se da cuenta de que no es lo que desea y vuelve a su vida anterior.
Fallos en la historia y en el guión que no tienen más importancia que servir de anécdotas para una película que en sus dos horas de metraje (que se podrían haber reducido a una y media perfectamente sin que se perdiera nada esencial y que resulta excesivamente tediosa en algunos puntos por lo predecible de la trama) tiene poco que ofrecer al espectador como no sea el desfile de modas que hacen sus protagonistas femeninas, imitando el estilo de Sexo en Nueva York con la consiguiente publicidad para diseñadores de renombre ya que no es Prada la única marca que ha querido figurar en la cinta (no en vano el director David Frankel ya había dirigido varios capítulos de la emblemática serie) según el cual repetir modelo un sólo día es el peor de los pecados capitales, y la interpretación de un genial Stanley Tucci que se ha visto embarcado en este proyecto que se esperaba como una crítica al status quo y que se queda en cuento de hadas con leves, levísimas, pretensiones.
Un producto de blockbuster que pasará sin pena ni gloria y que vuelve a retratar a una ciudad ya de por si maravillosa, París, ofreciéndonos su aspecto más frívolo y decadente y un Nueva York al que le quedan pocos lugares por mostrar en la pantalla y de la que se puede esperar poco más que disfrutar con ambas ciudades ya que el guión lejos de ser la ácida sátira que se prometía se ha demostrado un plumbeo ladrillo de lugares comunes del que sólo cabría destacar una frase "Si fuera un hombre la valorarían por la calidad de su trabajo". Pero ni eso ofrece la película ya que no es, siquiera, un alegato feminista en un mundo marcadamente dominado por los hombres ya que la despótica Miranda Priestley, además, es una vaca sagrada valorada más por sus logros anteriores que por lo que se empiezan a mostrar como desvaríos seniles de una dragona que, además, se siente fracasada y siendo la moraleja final que la mujer no puede tener éxito en el trabajo y en la vida personal mientras que el hombre puede sacrificar parte de la segunda por la primera sin que eso sirva para menoscabo de su persona.

4 Comments:

Blogger Ally said...

Está claro que El diablo se viste de Prada no es ni Brokeback Mountain ni es la tercera parte de El Padrino, pero si prestaras un poco de atención te darías cuenta de que no lo pretende. Esa serie de tópicos mal encadenados, que tú describes, es un retrato del frívolo mundo de la moda del que por lo visto no debes conocer nada porque si no no hubieras perdido el tiempo en escribir est

La lógica nos indica que no es que una mujer no sepa pensar sin diez centímetros de tacón, pero si trabajas en el mundo de la moda (donde SE VIVE DE VENDER IMAGEN!!!!) y sobre todo al nivel que representa la película, es decir en la cima de la pirámide jerárquica, no puedes permitirte prescindir de ello.

Pongamos un ejemplo más sencillo. Aunque uno cuando va a una entrevista de trabajo pretende triunfar por su trabajo, su capacidad de respuesta ante la entrevista, etc. nunca iría mal vestido, no? Eso no significa que no sepa pensar sin ir bien vestido, sino que la imagen es importante. Imagínate cómo se tasa la imagen en el mercado de la imagen, valga la redundancia.

4:18 AM  
Blogger nicol said...

Hola.
Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog
Soy el webmaster de publizida.es

Publizida BLOG'S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

Registrando su blog en Publizida BLOG'S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING
También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.

Y lo mas importante...
darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.

Si te interesa puedes darte de alta
ALTA DIRECTORIO DE BLOGS

o visitanos en ......

DIRECTORIO DE BLOGS

HTTP://PUBLIZIDA.ES

Muchas Gracias por tu tiempo... y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.

Un saludo.

DAVID T.
Webmaster de Publizida.es

11:53 AM  
Blogger eladiot said...

Bueno hombre, no es tan mala película

Ya se que no es como como agua para el chocolate pero tiene su publico y su razón de ser

Un saludo

2:45 PM  
Blogger Mariana Hernández said...

Tienen los vestuarios más elegantes que he visto, me gusta por eso la película y porque actúa aunque poco, Rich Sommer que lo veo en Mad Men, aunque ésta ya va a terminar.

11:17 AM  

Post a Comment

<< Home